Select Language

domingo, 3 de junio de 2012

Expatriada en Pekin y perdida con el Chino

La primera vez que escuché el término expatriado me resultó cuanto menos curioso, fue hace más de cinco años cuando me trasladé a vivir a Alejandría y me pegunté si no sería lo mismo que ser inmigrante, si ustedes también se lo preguntan, les explico que expatriado es aquella persona que sin perder su ciudadanía original reside de forma temporal en un país extranjero, sin embargo, inmigrante es el que desea residir de forma permanente en el país de acogida y cambiar su ciudadanía por la del país receptor. En este caso, creo que en muchas ocasiones nos hemos equivocado con los términos que hemos usado no? Porque creo que de entre los “inmigrantes” nuestros, son pocos los que cambian de nacionalidad y desde luego no todos se establecen definitivamente en los países de acogida.


Estas reflexiones vienen a cuento porque la vida de expatriado, muchas veces no es fácil y aunque la teoría de viajar por el mundo residiendo en países extranjeros puede resultar muy atractiva, el día a día presenta infinidad de retos, les voy a contar sólo algunos de los que me he encontrado en estas dos semanas en la china, y ya verán cómo no es tan divertido en ocasiones..
 Por ejemplo, trasladándonos a un país asiático hay que tener en cuenta, que la estatura media de los ciudadanos es más baja que la nuestra, de ahí que muchas cosas, como los aparatos del gimnasio, las sillas y ciertos electrodomésticos no queden pequeños, y si no, vean las fotos:
La tabla de planchar es la auténtica que estaba en el apartamento


  
Y más cosas curiosas, cuando pides agua para beber, te la dan caliente, en todas partes tienen maquinas de esas con la botella invertida y el agua la sacan del chorro caliente, con lo que vienes acalorado y le pegas un sorbo al vaso y te quemas el paladar…ya me pasó


Otro dato a tener en cuenta, es el idioma, por regla general los productos de supermercado no vienen con el nombre en Inglés, así te puedes pasar varias semanas hasta que das con la especia que necesitas, la leche desnatada y los productos sin azúcar, porque tanto aquí como en Vietnam, le ponen azúcar a tooodo, incluido el pan , la leche y los yogures, con lo que a probar toca. Yo por ejemplo me pasé una semana “untándome” el cuerpo en jabón líquido pensando que era crema hidratante, y mientras más me echaba mas reseca me sentía, con lo que más me ponía………en fin, se me ha pelado toda la piel….

.Ya les hable de las delicatesen del supermercado ¿verdad? Bueno pues les ilustro con algunas fotos de los gusanos, las patas de gallo y los deditos de gallina. Sin embargo, este tipo de cosas a mi me hace reflexionar ya que pienso que pudiendo comer de todo nunca vas a pasar hambre estoy a hora pensando en Etiopía, donde como saben pasé 2 años, ellos no comen aves por motivos religiosos, ni conejos ni caballo y el caso es que el país está lleno de ellos, hay patos, gansos, palomas……la única que se comen es la gallina…..






Y la última, algo bonito, miren lo que hacen con las nectarinas, les ponen un pegatina o algo cuando están verdes y miren como quedan…lo que escriben es algo así como :salud, fortuna, felicidad etc..muy bonito y sin duda un” trabajo de chinos”
BESOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario